EFEMÉRIDES DEL MES DE JUNIO EN GALERA

 
 
 

Primeros días de junio de 1810

Las tropas napoleónicas han ocupado nuestro territorio, donde campan a sus anchas, saqueando y destruyendo cuanto encuentran a su paso. En los primeros días de este mes, un grupo de más de 200 jinetes franceses se dirige a Orce, Galera y Huéscar para exigir racionamientos con que abastecer al resto de la tropa. Enterado Villalobos -coronel del ejército ya retirado y vecino de Orce, pero incorporado como guerrillero contra los invasores- de la operación, se aposta en la entrada de Galera al frente de 120 hombres de a caballo. Así narra Magaña Visbal el enfrentamiento y sus posteriores consecuencias:

“Trabada inmediatamente la lucha, decidióse en poco tiempo la victoria a nuestro favor, perdiendo los contrarios ochenta hombres, que murieron, y muchos prisioneros, sin más pérdida por nuestra parte que cinco muertos y tres heridos. 

En la orden del día, correspondiente al 12 de junio, el general Freire daba cuenta de esta memorable hazaña, desde su cuartel general de Elche, con las siguientes palabras: 

‘Soldados: nuestras partidas de guerrillas han conseguido el día 9 considerables ventajas en la villa de Galera; en número de 120 fueron atacados por 230, a los cuales mataron 80 e hicieron 19 prisioneros. Ha habido acciones particulares de valor, que serán premiadas según su mérito. Estas acciones, preludio de otras más importantes en que nos hemos de distinguir, imponen al enemigo, lo aniquilan y le hacen conocer que el pueblo español no cede en valor a ninguno otro del mundo’”

2 de junio de 1867

Originado por el paro obrero, se llega a un pacto (28 de agosto de 1867) por el cual el Cabildo empleará como pueda a los ciento cincuenta obreros que se encuentran sin trabajo en algunos tramos de la carretera de Galera a Huéscar que está aún sin concluir. Tal vez aprovechando las obras de construcción de nuevas comunicaciones se ha construido la Posada, sita en la calle de la Iglesia, de lo que se da noticia de su conclusión al Ayuntamiento el 2 de junio de este mismo año.

4 de junio de 1931

Por Decreto del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, publicado en la Gaceta de Madrid número 155, de 4 de junio de ese año, se declara Monumentos histórico-artísticos pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional una larga serie de ellos, entre los que se encuentra “la necrópolis hispánica de Galera”, que había sido casi totalmente excavada unos años antes.

10 de junio de 1840

En 1834 Don Nicasio Tomás alcanza la segunda amnistía de la Reina regente y Gobernadora, que firma su correligionario y paisano granadino Francisco Martínez de la Rosa. En 1840 es nombrado representante del Ayuntamiento Constitucional de Galera en Granada.

Falleció el día 10 de junio de ese mismo año en Galera y fue enterrado en la cripta de la iglesia parroquial, destinada a los sacerdotes. Tenía sesenta y seis años de edad.

 12 de junio de 1833

En un documento de  esta fecha se declara que en cementerio, que está situado junto al templo, donde ahora se sitúa el patio de la Casa Parroquial, tiene una superficie de unas 2000 varas cuadradas, rodeado todo él por una tapia de tres de altura -excepción hecha de la pared del templo que le sirve de límite-. Es de planta cuadrada, midiendo su lado alrededor de 40 varas. No dispone de capilla propia.

18 de junio de 1811

Los vecinos que a continuación se relacionan, aportan las cantidades que se indican para sufragar los gastos que originan los enfrentamientos contra los invasores franceses: don Pedro de Cañas Moreno, 300 reales de vellón; don Antonio Martínez Soto, 1.017 reales de vellón; don Antonio Maldonado, 500 reales de vellón; don Silvestre Martínez, 200 reales de vellón; don José Sánchez del Barco, 100 reales de vellón; don Francisco Fernández Pérez, 300 reales de vellón y don Justo Antonio Tomás, 1.000 reales de vellón.

21 de junio de 1874

La economía local conoce un considerable desahogo. Es hora de remozar los viejos símbolos de la autoridad, de adecentar las Salas Capitulares y dar un toque de señorío a los viejos bancos donde se sientan los concejales. Y también de llevar a cabo alguna remodelación en el pueblo, que se note que los munícipes se preocupan del bienestar de sus vecinos. Por lo tanto este día se aprueban varios gastos: Compra y composición de las varas de alcalde, forrar los bancos de la Sala Capitular y componer la fuente pública-abrevadero de la entrada del pueblo.

23 de junio de 1714 

Fragmento del Auto de Bueno Gobierno del Concejo:

“Lo primero que atento a que en esta dcha. Vª se suelen juntar muchos dias de trabajo muchos ombres de los que deben ocuparse en el cultibo de las aziendas y pobres jornaleros a jugar … en las calles, corrales, orillas de la villa aziendo conbidadas de vino ocasionando con ellas pendenzias, alborotos y ruidos y estando mal el tiempo y faltando a el cumplimiento de su obligazion y de buscar el preziso alimento para sus familias, por tanto y para obiar estos yconbenientes mando que ninguno sea osado a juntarse en dias de trabajo a jugar a el Rentoy ni otro juego alguno si no es acudir a su trabajo y a buscar su bida y solo si puedan olgarse sin causar ruidos ni escandalos y en juegos lizitos y permitidos los dias de fiesta despues de aber salido de misa maior y que esto no sea en las cassas donde se bende vino pues alli solo an de entrar por el y bolberse a ir con aperzibimiento que a el que contraviniere en lo aqui mandado yncluiendose tambien los dueños de las cassas donde se bendiere bino que lo consintieren que seran condenados en diez y ocho Rs con la aplicazion ordinaria y nuebe dias de carzel por la primera vez, la segunda doble y las demas a adbitrio de su md.”

24 de junio de 715

(El único historiador de Galera que trata de los hechos acaecidos en nuestra villa con la invasión musulmana -el sacerdote don Marcelino Fernández allá por 1720 aproximadamente-, narra un pasaje que, aun no siendo rigurosamente histórico, sí que tiene un valor literario y humano que nos ha parecido merece la pena incorporarlo a estas efemérides relacionadas con Galera.

Así lo cuenta):

“Pero volviendo a la primera entrada de los moros en España, viendo los cristianos la celeridad que traían de irse apoderando de todos los pueblos, pues dice el Arzobispo don Rodrigo (De Rebus Hisp. libro 3, cap. 22) que parecía diluvio de moros y que se habían roto las cataratas de África para desembarcar moros que llovían sobre estas costas del mar Mediterráneo y entonces, unos se retiraban a los montes más eminentes, a sus espesuras y breñales con sus familias, otros huían a las montañas de Oviedo, otros a Vizcaya, otros a Navarra y otros se quedaban en la Sierra de Cazorla por áspera y montañosa, otros sierra Seca, otros en la Cabrilla, otros en la sierra de Segura y finalmente otros más inmediatos, porque no podían sus fuerzas alcanzar a huir más como en Marmolance, Huéscar la Vieja y en la Sagra.  

En esta confusión que padecieron los vecinos de Galera o Salaria con la invasión de los moros entrándoseles en sus casas a raudales, pareciéndole a algunos que en la Sagra tendrían alguna seguridad, aunque el sitio estaba algo inmediato, allí se refugiaron. Entre los que se quedaron inmediatos fueron dos hermanos acaudalados y mancebos que lástima de perder sus caudales y la esperanza de volver a poseer sus bienes raíces, estos dos vivían en la villa de Galera y al ver tan gran plaga de moros, tomaron su dinero, alhajas y ganado y se retiraron al término de Huéscar a lo intrincado de una sierra que le llaman hoy la Sagra y que supedita las más encumbradas sierras de los tres reinos: Murcia, Granada y Jaén.

Los cuales dos hermanos se apellidaban con el nombre de Moncayo; mas uno de ellos, pareciéndole no estar seguro en el dicho sitio, determinó de entrarse la sierra adentro hasta la ciudad de Tarazona, donde hay otro monte tan encopetado como la referida Sagra, y antes de separarse estos dos hermanos, trataron el uno con el otro que sin verse ni juntarse por los riesgos que amenazaban, habían de saber el uno del otro todos los años y para esto dijo el que partió para Navarra que su destino era el morar y vivir en un monte que hay inmediato a la ciudad de Tarazona, el cual determinaba la cumbre de la Sagra y que para que no hubiera duda del día en que había de ser este correo y poder participar esta noticia el uno del otro, determinó que fuera el día 24 de junio y que la seña había de ser: Siendo de día, echando humo y de noche flamada, lo que por muchos años ejecutaron hasta que el hermano que vivía en la Sagra de Huéscar murió y aquel año faltaron las señales prevenidas y vino en conocimiento el otro hermano de su muerte, quedando en la Sagra de Huéscar la memoria heredada de unos en otros en un sitio que permanece y se llama la Sagra Chica, al sol poniente un pedazo de monte con el nombre de Moncayo y en el monte de Tarazona permanece hoy el dicho monte con el nombre de Moncayo y el origen de uno y otro sitio nacen del suceso de estos dos hermanos. Este suceso fue por los años de Cristo 715, con poca diferencia”

24 de junio de 1824

Luchas entre liberales y realistas. En esta fecha gobiernan los defensores de la monarquía absolutista y tiene lugar una reunión de los miembros del Ayuntamiento de la villa, en la cual se participa a todos ellos el Real Reglamento en virtud del cual se habían de crear los Cuerpos de Voluntarios Realistas. Éste fue un cuerpo armado cuya finalidad era sostener el sistema absolutista frente a las numerosas discrepancias y ataques que sufría de una considerable porción de la sociedad. Como su nombre indica, estaba formado por voluntarios en defensa del monarca y de la totalidad de sus ideas. De alguna manera es la fuerza que se va oponer a la que habían representado las Milicias Nacionales Voluntarias, creadas en 1812 y que con el transcurso del tiempo se identificaron como las defensoras de la ideas liberales. La presencia en Galera de los Voluntarios Realistas, al igual que en otros lugares, hay que buscarla en fechas anteriores, por lo que en la de su creación oficial ya funcionan como tales. En la referida sesión están presentes todos los hasta ahora afiliados y al frente de ellos su Comandante, don Antonio Soriano. Como la idea era darles total legitimidad, se procede a alistar en primer lugar a quienes lo eran desde septiembre de 1823. En total 41 de ellos. En el transcurso de la reunión se alistan cinco miembros más, una vez desechados quienes habían pertenecido a la Milicia Nacional. Entre los nuevos miembros de Realistas figuran los Alcaldes, don Nicolás Mellado y don Romualdo de las Eras, ambos de ideas absolutistas, al igual que el resto del Concejo. El primero de ellos había pertenecido, sin embargo, a la Milicia Nacional. Y ello no podía estar bien visto, salvo que se hiciesen las pertinentes aclaraciones. Así lo soluciona el hábil Escribano con su fácil verbo: “… estando tambien presentes otras varias personas q. se nombravan q. gozan de las mismas ideas a fabor de S.M. y su absoluta Soberania y Religion, pero q. unos sirbieron en la llamada M.L.V.163 por la fuerza y amago de la Milicia Nacional Voluntaria faccion rebolucionaria q. desgraciadamente abundo y domino todo este tpo. (tiempo) esta Villa, pero q. dchas. Personas siempre detestaron y nunca con ellos contribuyeron a sus maquinaciones… “ .

El acto finaliza reafirmándose todos los asistentes en sus convicciones absolutistas y religiosas, rechazando el eventual alistamiento de más vecinos que “…estan muy semillados en el germen constitucional…”

25 de junio de 1750

La escasez y el hambre se están cebando con nuestra tierra. Los responsables de los Concejos de cada localidad no saben qué hacer para solucionar este gravísimo problema y decretan diversas medidas para atajarlo. Quizá el precepto más llamativo sea el mandar  “ … que los forasteros y no naturales del pueblo aunque tengan cassa sentada desocupen el pueblo y se baian a sus naturales dentro de quatro dias siguientes al de la fijazion del edicto pena de doze Rls. y de espelerlos a su costta astta salir de la juridizion con zeremonia judicial”.

Y, desde luego, el más cruel -desde nuestro punto de vista actual- el que se dispone para los forasteros, a quienes se ordena “ … que no se detengan en el pueblo mas tienpo que el de un dia que es el q. entren siendo con sol las entradas y salidas… “ .

La misma Huéscar comienza experimentar graves necesidades. Ello les hace recurrir al Presidente de la Junta Mayor de Prevención de Granos, el cual comisiona el 25 de junio de ese año a don Esteban Serrabona, cura en la citada localidad, para comprar trigo en Galera porque “… tiene seguras noticias de que en esa villa ay abundante cosecha “. En total, se adquirieron 48 fanegas de trigo a diversos cosecheros.

26 de junio de 1869

Pocos días habían pasado desde la promulgación de la nueva Constitución (la de 1869), cuando los regidores de la villa de Galera se disponen a organizar los actos de la jura. Además de los miembros de la Corporación -alcaldes, regidores, síndico y secretario- juraron igualmente el depositario de Propios, el del Pósito, el médico-cirujano, el maestro y las maestras (dos) de primeras letras, el encargado de la estafeta de Correos, los dos porteros del Ayuntamiento, el vigilante nocturno y los cuatro guardas rurales.

27 de junio de 1732

El cultivo de la seda tuvo gran importancia en épocas antiguas en el Reino de Granada y, por tanto, en Galera. En esta fecha, el encargado de controlar la producción de este género para el posterior pago de los correspondientes impuestos, el registrero de seda, declara que, tras visitar los domicilios donde se practica esta actividad se han contabilizado 60.000 capullos.

 Junio de 1803

Una Circular del 31 de enero de 1803 insiste en la casi obligatoriedad de plantar moreras y morales por parte de los propietarios de tierras adecuadas. Ofrece facilidades en caso de presentarse algunas dificultades en la adquisición de plantones y envía instrucciones para notificar la situación de las actividades. Hasta tal punto se llega que advierte la obligación que tienen de comunicar cualquier tala que se haya hecho de estos árboles.

Sin embargo, comienza intuirse que algo no marcha como quisiera el Comisionado local. A esto se une el mal comportamiento que tienen las nuevas plantas que, a causa de fuertes heladas tardías -en junio-, han comenzado a secarse en una buena proporción. Todo ello ha hecho que “… los apasionados a dichos plantíos están desazonados por haver perdido el trabajo”

Junio de 1876

En la referida fecha se amplía la dotación de sanitarios, siendo a partir de junio dos los titulares.

 Junio y julio de 1829

Dando un paso más en la cuesta abajo en que parece haber entrado la andadura de los Realistas, conocemos cómo unas semanas más adelante, el 6 de marzo de 1829, la Segunda Brigada de Voluntarios Realistas de Granada comunica a todos sus subordinados la necesidad de economizar gastos. Para ello, por ejemplo, determina que los uniformes sólo se han de utilizar en los actos de servicio y que los deterioros que éstos sufran por descuido de sus usuarios serán de cuenta de ellos. Entre junio y julio los problemas pecuniarios se agravan hasta el punto de que la Subdelegación provincial de Propios y Arbitrios comunica lo que sigue a los ayuntamientos de su demarcación:

“ Digame V. inmediatamente los arvitrios de q. esta usando ese Ayuntamiento con destino al equipo de armamento de sus Voluntarios Realistas, el numero de estos, los fondos que haya existentes y los que esten armados y equipados; y en el caso de no haver arvitrios establecidos, los motivos que hayan dado lugar a esta apatia tan reprobable luego que se advirtio q. el mercado no produjo los efectos q. se apetecian y sin perjuicio dispondra V. se proceda a la cobranza de la contribucion mensual de 4 a 6 rs… proponiendome inmediatamente nuevos arvitrios, cuios productos sean suficientes a cubrir aquel interesante objeto; vien entendido q. el Ayuntamiento actual y los anteriores por la parte q. a cada uno le toca, seran responsables de tal morosidad… “

Jesús Mª García Rodriguez

2 Comentarios

  1. de Ana S. el 5 junio, 2015  7:56 am Responder

    Veo que sigues el orden de los días . Para mí sería más fácil para retener y comprender que fueran ordenados los sucesos por años .Me ha parecido una buena idea . ¡Buen trabajo!
    "Me parece algo difícil que el humo del Moncayo se viera en La Sagra" .Un saludo

  2. de Ana S. el 5 junio, 2015  8:00 am Responder

    Juan José , veo que la hora que consta en mi comentario no coincide con la real . Son las 10:00

Deja tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.