Fundación de la Hermandad del Stmo. Cristo de la Expiración

 
 
 

A través de varios siglos de devoción al Santísimo Cristo de la Expiración, en Galera perduró acrecentada y sus fiestas, con los abundantes repartos de pan y su solemne procesión en uno de los primeros domingos de mayo, llegó a ser la manifestación pública más pura de religiosidad de la comarca, libre de adherencias paganas; tanto, que actualmente es un paréntesis en el cúmulo de festejos de las Fiestas Mayores de la Villa. Largas filas de fieles forman la procesión, portando gran abundancia de cera, cumpliendo promesas, muchos descalzos, penitencias, por gracias de beneficios milagrosos recibidos o como culto latréutico.

La Rogativa es otra característica de esta procesión, donde el Clero parroquial preside las preces pidiendo por las necesidades de los hombres, especialmente por los hijos de Galera.

Durante la Guerra Civil de 1936/39, la venerada imagen fue destrozada, quedando sólo la cabeza. Terminada la contienda, se hizo la nueva escultura con la bendita cabeza integrada en ella. Se adquirió por suscripción popular a iniciativa del Ayuntamiento. En Acta del Cabildo Municipal se recogieron estas circunstancias para memoria de los tiempos venideros.

En mayo de 1976 se constituyó una Comisión Gestora para “…constituir una Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración, nuestro patrono…”, presidida por el hermano Pablo Domingo García (que en Gloria esté), siendo párroco don Juan de Dios Guerrero Portillo.

Este mismo año de 1976 fue restaurada la imagen por el escultor bastetano Esteban Jiménez, sufragando los gastos la recién constituida Comisión Gestora.

El 4 de febrero de 1977 se solicitó del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de Guadix la constitución de la Hermandad y la aprobación del Proyecto de Reglamento de la misma, siendo aprobado por un plazo de tres años “ad experimentum”, para elevarlo a definitivo por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo don Ignacio Noguer Carmona el 13 de abril de 1977.

Quedaron aprobados la Hermandad y su Reglamento con arreglo al Derecho Canónico el 12 de mayo de 1992 por el mismo prelado, a la sazón Obispo Administrador Apostólico de la Diócesis.

Deja tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.